martes, 18 de septiembre de 2007

CONCLUSIÓN

Luego de haber desarrollado e investigado nuestra sociedad actual, con sus características antes mencionadas, se pueden obtener interpretaciones de diversa índole.
Somos conscientes que en esta “SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN”, el espacio y el tiempo ya no son condicionantes de la interacción social, del mismo modo que las fronteras y los límites nacionales no representan barreras para la circulación de la información, de los mercados, del capital, incluso el trabajo o las relaciones interpersonales. etc.
Esta sociedad de la cual formamos parte, se encuentra profundamente unida al desarrollo de las nuevas tecnologías que exigen, nuevas formas de adaptarse al entorno. Hoy en día, la comunicación con un familiar que vive en el otro lado del globo adquiere nuevo carácter; existe un libre acceso a la información, nuevas formas de comunicación.
Por lo que respecta a la integración regional e individual, resulta obvio señalar que estas nuevas tecnologías acercan a regiones e individuos, alejados geográficamente, al centro político, económico y social del nuevo mapa virtual, potenciando el sentimiento de pertenencia al grupo. En fin, una serie de aspectos que han intervenido directamente en nuestras vidas
Estos cambios importantes, pueden presentarse como ventajas o desventajas según la visión de cada observador
Cabe destacar que, como seres humanos debemos buscar siempre que estos cambios nos beneficien, tenemos las armas para lograrlo.
La sociedad de la información es, por lo tanto, el armazón en el que la industria, la cultura y las ansias de integración encuentran su espacio.