jueves, 13 de septiembre de 2007

EL FUTURO DEL TRABAJO EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACION

Según un informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), titulado: "El futuro del trabajo y de la calidad en la sociedad de la información: El sector de los medios de comunicación, la cultura y las industrias gráficas", afirma que la incorporación de las tecnologías a estos sectores tiende a crear empleos más que a eliminarlos, aún cuando algunas ocupaciones específicas han experimentado una importante baja en el número de vacantes. La OIT sostiene que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y los nuevos medios multimedia, aumentarán cada vez más la demanda de periodistas, editores, artistas, y otras ocupaciones vinculadas a este sector .
.En Estados Unidos, por ejemplo se ha pronosticado un aumento de 16 por ciento en los empleos disponibles para redactores y editores entre 2002 y 2012, de 6,2 por ciento para analistas de noticias, reporteros y corresponsales, de 13,6 por ciento para fotógrafos, de 26,4 por ciento para editores de película y video, y de 21,9 por ciento para diseñadores gráficos.
.La industria cinematográfica estadounidense empleaba 600.000 trabajadores en 2002, comparados con 221.000 en 1985.
.En Europa el sector de ligado a las filmaciones y producción audiovisual generó 1 millón de empleos en 2003, frente a los 850.000 que existían en 1995.
Parte de ese crecimiento es atribuible al uso de la tecnología en campos como la producción digital, utilizando computadoras, trabajando con efectos especiales, o a la administración de sistemas y redes.
Pero según la OIT hay una serie de dudas relacionadas con la calidad del empleo, el acceso a oportunidades laborales o a asuntos más específicos, como los del derecho de autor.

Por otra parte me interesa señalar que, según dicho informe; muchas de las nuevas oportunidades estarán disponibles para personas que pueden trasladarse geográficamente, bien educadas, con múltiples habilidades y adaptables, aunque al mismo tiempo habrá cada vez más trabajos inestables, provisionales, sin los mínimos beneficios de la seguridad social, y además es inevitable la pérdida de algunos puestos o que estos sean de menor categoría.